[Tras la Verdad] En campaña el presidente municipal

+ Para que estés al tanto, te mandamos lo mejor de El Canto de los Grillos a tu celular: ¡únete a nuestro canal en Telegram: telegram.me/elcantodelosgrillosmx!


El presidente municipal de Querétaro lleva un buen ritmo de promoción personal impresionante, el mejor de todos los aspirantes a candidato del mismo cargo de elección popular. Ha utilizado todos los medios de comunicación a su alcance para posicionarse después de dos años de desgaste en el ejercicio del poder. Existen, al menos, dos claros ejemplos de ello: los anuncios de los parquímetros y las dos horas gratuitas en estacionamientos de plazas comerciales.
                                                                                                        
Ha sorprendido a todos la velocidad de su promoción, principalmente en las redes sociales; en estas llegan los anuncios o promocionales personales, con la voz personal del mismo presidente municipal, Marcos Aguilar Vega, publicidad política en la que por medio del bombardeo hace saber a todos aquellos que reciben la información, de las acciones que él, dice, lleva a cabo. El presidente no refiere para nada el órgano de gobierno, que lo es el ayuntamiento, o alguna otra dependencia del municipio responsable de las acciones; no, él  hace la precisión que es quien actúa y decide de manera personal sobre actos que cometen seguramente a otro servidor público. Pretende el reconocimiento y agradecimiento a las acciones del presidente municipal, que es él precisamente. Se arroga los triunfos que sabe agradarán a los ciudadanos queretanos.
 
El otro asunto que ha manipulado en los medios de comunicación, es el relacionado con los parquímetros que él pretendía a toda costa se instalaran en el primer cuadro del Centro Histórico, incluso por la que tuvo que enfrentar a los inconformes del Centros Histórico; esa acción jurídica fue impulsada y promovida por el mismo presidente municipal; inicialmente él la publicitó como un buen acto para que el ayuntamiento lo aprobara y autorizara el convenio por medio del cual una empresa privada se hiciera cargo de la instalación y cobro por medio de parquímetros, por estacionarse en la vía pública. Así se aprobó el convenio y se firmó un contrato multimillonario que duraría hasta 15 años. Pero, circunstancialmente, la empresa se atrasó en el cumplimiento de las obligaciones y por órdenes del mismo Marcos Aguilar, el ayuntamiento revocó el convenio; las presiones ciudadanas le favorecieron.
 
Así las cosas, el presidente municipal pareciera que salió en defensa de los capitalinos, anunciando alegremente que ya no habría parquímetros, que había cancelado el leonino contrato; contrato que se fue a los tribunales a litigio, la empresa no podía quedarse con los brazos cruzados, salvo que fuese una compañía “palera” del presidente, lo cual no se demostró. Y la interrogante saltó de inmediato: ¿Pero cómo? ¡Si el mismo presidente municipal era el promotor de los parquímetros! Sin embargo, salió en defensa de los opositores a los parquímetros, ahora él mismo actúa para que no se instalen y gracias a él no habrá parquímetros. Ese es el mensaje que envía a los electores.
 
El otro asunto, por no mencionar más. Se trata del nuevo reglamento municipal de estacionamientos, ese que vino a modificar aquel que autorizara la pasada administración municipal que presidiera Roberto Loyola; el nuevo reglamento que curiosamente solo resalta las dos horas gratis en aquellos estacionamientos que prestan el servicio en plazas comerciales y es considerado todo un éxito por el presidente municipal. Marcos Aguilar difunde el beneficio que obtuvo la ciudadanía que hace uso de los estacionamientos de plazas comerciales y que ayuda, dijo recién aprobada la nueva norma, a la economía familiar; él sale al frente y justifica la defensa de los intereses de los miles de usuarios de estacionamientos; pero lo cierto es que la defensa la hizo el representante legal del municipio en el juicio de amparo promovido –uno de ellos- por el apoderado legal del estacionamiento de Plaza de las América y se resistía a dejar de cobrar a los clientes o usuarios a partir de la media hora.
 
Al ganar el juicio de amparo, el presidente municipal hizo suyo el triunfo legal y lo difundió por distintos medios de comunicación masiva a fin de que se reconozca el beneficio que aparentemente él consiguió. Así lo da a conocer. La campaña de posicionamiento mediático y político electoral ahora que ha iniciado el proceso electoral y viene la renovación de múltiples cargos electorales, está realmente intensa. Su estratégica y envidiable posición de presidente municipal de la capital, le permite trascender más que cualquier otro servidor público y aprovecha esa situación; hace uso de su libertad de expresión, sí; sin embargo no es cualquier ciudadano; no, se trata nada menos que del presidente municipal y los servidores públicos tienen limitaciones en materia de publicidad, acorde con lo dispuesto por el artículo 134 de la Constitución Política de los Estados unidos Mexicanos y disposiciones legales de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, así como la estatal. Las autoridades tienen límites en materia de publicidad, de rebasar esos límites se prevé sancionar a los servidores públicos abusivos.
 
Insisto, nada de esto estaría mal si no se estableciera la prohibición en materia electoral que impide a las autoridades hacerse promoción publicitaria personalizada. La ley les prohíbe difundir imágenes y nombres de las autoridades que conlleven publicidad personalizada. Hay sus excepciones, las cuales no son precisamente las que ha practicado el presidente municipal Se trata indudablemente de un problema legal al no respetar las disposiciones legales referidas. Luego entonces, las autoridades electorales deben estar atentas a ello, así como los partidos políticos, todos deben encuadrar su conducta a las normas legales, de lo contrario estamos hablando de impunidad ante las infracciones legales, acciones que repudia la sociedad en su conjunto: no debe tolerarse la impunidad ante la clara violación a las normas legales. Tanto las autoridades del INE como del IEEQ deben estar atentas a ello. Sería grave que hicieran caso omiso a su responsabilidad. Las autoridades electorales, al menos deben emitir un exhorto para recordar a todas las autoridades las prohibiciones en tiempo electorales, en materia de publicidad; sobre todo para que no haya piso disparejo en la competencia electoral.


Danos tus comentarios

Danos tu comentario

2 - 5
3 - 5