[Tras la Verdad] Justicia electoral incierta y tortuosa

+ Para que estés al tanto, te mandamos lo mejor de El Canto de los Grillos a tu celular: ¡únete a nuestro canal en Telegram: telegram.me/elcantodelosgrillosmx!


El viernes pasado la Sala Superior del Tribunal Electoral Federal, decidió revocar el dictamen sobre la fiscalización, relativo a la elección de gobernador en el Estado de Coahuila, que daba pie a la anulación de la citada elección por el rebase de los topes de campaña en que incurrieron, según el INE, los candidatos del PRI y PAN;  como consecuencia la revocación de la constancia de mayoría que le expidieron a Miguel Riquelme Solís, candidato del PRI, a la gubernatura. La Sentencia da un giro de 360 grados y cabe nuevamente la posibilidad de que Riquelme tome posesión como gobernador de ese estado el uno de diciembre próximo.
 
La elección constitucional se desarrolló el 4 de junio anterior, han pasado desde entonces más de 4 meses y sigue en la indefinición el resultado de la elección. Los partidos políticos dan rienda suelta al derecho de impugnar la misma, con o sin razón. No hay gobernador electo definido. Fueron más de 100 impugnaciones las que se dieron en esa elección. Este es otro factor de indefinición. El uno de diciembre cada vez está más cerca y no se declara la constitucionalidad de la elección. Sin embargo, dado que se le expidió la constancia de mayoría a Riquelme, este se prepara para recibir el poder y acuerda con el actual gobernador para el traslado del poder ejecutivo; ente ellos empiezan a operar la transición del poder. Entre tanto las autoridades electorales mantienen en la indefinición el nombre del futuro gobernador.
 
Con la revocación del acuerdo de fiscalización que había emitido el INE, las cosas cambian radicalmente y si deja de existir la causa de nulidad de la elección, entonces Riquelme podría ser el gobernador de Coahuila en los próximos seis años. Pero, si el INE, insiste en su postura de probar que el PRI y el PAN, rebasaron los topes de campaña; ello una vez que de vista a los partidos inconformes, tal como lo ordenó la Sala Superior del Tribunal. La situación entonces se ha tornado una vez más muy incierta. Si no hay rebase en los topes de campaña, el triunfo se queda en manos del Riquelme; pero, si deciden una vez más en insistir en el rebase de los topes de campaña, la elección se anula y tendrán que convocar a nuevas elecciones en ese Estado.
 
Entre los contendientes, el INE y la Sala Superior del Tribunal Electoral Federal, crean un ambiente de incertidumbre en materia de justicia electoral y la vuelven incierta y tortuosa. Total, seguramente estas parte dentro del sistema electoral, dirán que la voluntad ciudadana puede esperar o ser modificada, sin importar que haya pasado el 4 de junio de este año. No cabe duda que los mismos legisladores, los que arriben a partir de septiembre próximo, deberán darse a la tarea de estudiar a fondo los cambios en materia de justicia electoral, para lograr se de certidumbre al voto ciudadano y no quede en el juego perverso de intereses de los partidos políticos; intereses que terminan por complicarlos las autoridades de los órganos electorales; sea por ignorancia o, tal vez por la suma de intereses que representa la distribución o reparto del Poder que da fuerza, sin perder de vista que los consejeros están partidizados, dado que estos fueron llevados a la cima del poder electoral por los partidos en disputa; los consejeros también participan en los ajustes de la repartición del real poder. Y tal vez, solo tal vez, los consejeros reciben órdenes de cómo resolver los asuntos que se dirimen en su seno, olvidándose de la autonomía constitucional.
 
Así las cosas, el gobierno del Estado de Coahuila, sigue pendiendo de un hilo, sujeto no solo a los criterios financieros, políticos o jurídicos, también  a las interpretaciones que vayan a darle las autoridades electorales. Será Riquelme el próximo gobernador o los coahuilenses tendrán un nuevo proceso electoral para elegir nuevamente gobernador, en la inteligencia que ni Guillermo Anaya ni Miguel Riquelme podrían volver a participar como candidatos, dado que, según el criterio del INE, estos serían la causa de la nulidad de la elección, por haber rebasado los topes de campaña. Veremos que resuelve en los próximos días el Consejo General del INE.


Danos tus comentarios

Danos tu comentario

2 - 5
3 - 5