[Tras la Verdad] AMLO no resuelve problemas, los complica más

Una y otra vez el presidente López no reconoce su incompetencia para gobernar, sigue echando culpas al pasado de su propia ineptitud. En campaña de 18 años ofreció resolver los problemas, solía exigir la renuncia de sus antecesores ante las deficiencias de aquellos. Hoy que gobierna no ofrece su renuncia, prefiere excusas sin reconocer que es un inútil para gobernar.

La ejecución de dos sacerdotes jesuitas el lunes es culpa del pasado. Los 3 años 6 meses de su gobierno más las reuniones diarias del Consejo de Seguridad para resolver los problemas de inseguridad y violencia en el país, no han dado resultado alguno. En la mañanera de ayer miércoles, el presidente prefirió dedicarles más tiempo a diversas acusaciones. Reclamó a Felipe Calderón por su relación con Genaro Luna García. Se retrotrae en el tiempo y olvida todo lo malo que sucede en el presente, en su gobierno.

En México, los políticos no acostumbran renunciar a pesar de la evidente incapacidad para gobernar. Por el contrario, se afianzan, como es el caso de AMLO; ya piensa en su sucesor, en eso se entretiene. ¿Renunciar? ¡Imposible! Teje para encubrir sus delitos, crea estructura política para su protección en el próximo sexenio.

Tanta es la ociosidad del presidente que prefiere retomar temas de su época estudiantil; así gobierna, mientras México se tiñe de sangre.

Problemas heredados, cierto; crimen organizado desde antes de su llegada, es cierto; pero AMLO es quien gobierna, no es oposición para criticar y culpar al pasado de todas sus incompetencias. Él es quien, constitucionalmente, debe resolver los problemas y dejar de culpar de todo al pasado. Su política pública, entretener, distraer con otros asuntos, como la insistencia en reformar la Constitución para que la Guardia Nacional dependa de la Secretaría de la Defensa Naciona.l ¿Eso resolvería el problema? Claro que no.

Presume tener más de 100 mil elementos de la Guardia Nacional en todo el territorio nacional, bajo el mando del secretario de la Defensa Nacional, el quíntuple de las fuerzas policiales del pasado. ¿Eso ha resuelto el problema de la inseguridad? ¡No! ¿Reformar la ley resolverá el problema de la inseguridad? Tampoco. ¡Ah!, pero sí, logra entretenerse culpando a la oposición de los problemas.

Esta vez el mismo Papa tuvo que lamentar los homicidios de los dos sacerdotes jesuitas. El problema de la inseguridad en México es tema internacional. Nadie culpa a los expresidentes de los homicidios de los sacerdotes. La política pública de seguridad de los “abrazos” ha sido un estruendoso fracaso y la delincuencia se multiplicó; además, les da becas.

La administración pública de AMLO es reprobada nacional e internacionalmente. ¿Dónde quedó el servicio de salud universal como el de los países del primer mundo? Por el contrario, empeoró el deficiente sistema de salud muchos años, problema que no reconoce el presidente y sí culpa al pasado.

Para seguir con la distracción, el presidente ordenó abrir todos los expedientes de las masacres del pasado para su investigación. ¿Para qué? ¿Armará otra inútil comisión? Así ha traído “mareados” a los belicosos de Ayotzinapa. Su comisión de la verdad lleva 3 años 6 meses y nada nuevo. El mismo Alejandro Encinas llegó a mencionar hace meses que ya sabían el paradero de los “desaparecidos” (asesinados). ¿Qué pasó? Nada, simple política mediática de entretenimiento.

Bueno, mil 653 legajos en el campo militar número uno, dijo López, serán analizados para investigar qué pasó con los guerrilleros (asesinos) de la Liga 23 de Septiembre, época de los 60 y 70. Más distracciones, aliento para las familias de los belicosos que pretendían el golpe de Estado. Defiende a los delincuentes del pasado, lo mismo hace en el presente.

Luego se lanza en contra de los jueces de distrito que otorgan amparos en su contra. Pide que se les investigue, y si es el caso, se les despida. AMLO quiere todo a modo. Si viola derechos humanos, no lo acepta; es mejor acusar a los jueces que reconocer su oprobiosa irresponsabilidad. Su idea, manipular al Poder Judicial federal, eliminar los derechos de los jurisconsultos, otorgados por la Constitución para impartir justicia: independencia y autonomía jurisdiccional.

Total, esta vez el presidente Andrés López Obrador no pudo distraer, tampoco entretener ni ocultar su ineptitud e irresponsabilidad ante los asesinatos de los sacerdotes jesuitas. El Papa dio sus condolencias, la noticia se difundió a nivel mundial.

Después de asesinados los jesuitas, resulta que la ficha del delincuente que asesinó a los sacerdotes fue dada a conocer, el gobierno de la república ofrece recompensa hasta de 5 millones de pesos para localizar al delincuente conocido con el alias “El Chueco”; los delincuentes se llevaron los cuerpos de los asesinados y las autoridades ignoran el paradero.

Todos sabían de la existencia de “El Chueco”. El gobierno de AMLO, con miles de elementos de las Fuerzas Armadas para actuar, nunca hizo nada. Una vez más, no funcionaron los abrazos para evitar los asesinatos.







Desde el primer día de la toma de posesión, AMLO emprendió la campaña de Est...
Escenarios electorales bajo los gobiernos morenistas anticipan caos en las elecc...
Todas las “tribus del PRD” trasladaron sus resentimientos y odios a las “t...
Muchos ignorantes del Derecho Electoral aseguran que los vacíos legales son apr...

Danos tus comentarios

Danos tu comentario

¡Estamos en Instagram!

Danos Like

Capital

2 - 5
3 - 5

San Juan del Río