[La Cruda Verdad] Empate técnico en encuestas nacionales

Seguramente, si usted es un enterado de la vida pública del estado, habrá dado cuenta de que la semana pasada la empresa Campaings & Elections México, en su medición mensual de aprobación y rendimiento, posicionó a los queretanos Luis Bernardo Nava Guerrero y Roberto Sosa Pichardo como los presidentes mejor calificados del país, en primer y segundo lugar, respectivamente.

Lo cual, para delicia de chicos y grandes, echó a volar la imaginación de los más ansiosos vendehumos y uno que otro ciudadano ávido de movimientos electorales, que vieron o pretendieron ver esa medición parcial y temporal como muestra inequívoca de la contienda interna venidera en Acción Nacional rumbo a la Cámara Alta.

Y no digo que no pueda darse. Es más, la visión pudiera cobrar cierta verosimilitud, pero en este momento es atemporal y falaz por el solo hecho de que la encuesta fue dirigida al rendimiento nada más, en ningún momento preguntaron: ¿Quién le parece que deba ser el candidato de Acción Nacional al Senado de la Republica en 2024? ¿O alguien vio algo que yo no vi? Porque si así es, entonces también debieron medir al personaje calvo, fajador y lángaro que despacha en las oficinas del Comité Ejecutivo Nacional y de cuyo nombre no me quiero acordar.

Ahora bien, regresando al encabezado de este párrafo, la medición es estadísticamente un empate técnico del primero al quinto lugar. Y lamento ser yo, una vez más, quien desmitifique el tema; y no, no es porque me siente en un trono de soberbia intelectual, para nada; cualquiera con “tres dedos de frente” puede observar que el margen de error es de 4.5%, por lo que si el primer lugar tiene un 61.8% y el quinto tiene 57.2%, ¡ambos se encuentran dentro del margen de error! ¿No me cree? Le explico: réstele el número menor al mayor y listo; o hágalo a la inversa, así de sencillo, así funcionan todas las encuestas.

Aquí lo que es interesante rescatar de la encuesta es el comportamiento de la percepción local; ahí es donde viene el despegue, pues mientras la tendencia se marca a favor de Luis Bernardo Nava Guerrero, en el caso de Roberto Sosa Pichardo pudiera ser a la baja; suscribo, pudiera ser. O en un escenario optimista, este llegó a su tope.

Y antes de que empiece a planear sus ataques cargados de sesgos ideológicos, afinidades y percepciones personales, déjeme exponer el punto.

Verá: Luis Bernardo Nava Guerrero ganó la elección con casi el 48% de los votos válidos y computables y hoy tiene un 61.8% de aprobación. Aplicando el margen de error, Nava puede estar entre un 66.3% y 57.6% de calificación, es decir, prácticamente con 10 puntos porcentuales más que en junio de 2021, en el escenario más catastrófico.

Sin embargo, en el caso de Roberto la cosa no es tan linda, pues él ganó con casi el 61% su reelección y la encuesta nos muestra un 60.9%. Usted me puede decir: “Se mantiene”. Sí si no tomamos en cuenta el margen de error, porque entonces el buen Tino estaría en un nada cómodo margen de entre 56.4% y 65.4%. ¡Ahí está el detalle!, y ahí está la cosa, chato.

Y para no meterme en terrenos escarpados y seguir transitando por los caminos del “dulce de leche”, no ahondo en cuestiones como: Composición socio-económica, territorio, población o cumplimiento de acuerdos; estos últimos, los que de verdad marcarán el rumbo hacia el Hemiciclo de Reforma; porque ahí alguien ya lleva clara ventaja.

Desde la tierra de las palomas

Quien sigue en la plena construcción de condiciones que le permitan el tránsito a municipio grande es Roberto Cabrera Valencia, pues en días pasados se reunió, en compañía del gobernador Mauricio Kuri González, con empresarios de aquel municipio, concienciándoles de que San Juan del Río representa el nada despreciable 22% del Producto Interno Bruto del estado, por lo que con la inversión de 79 millones de pesos, buscarán de manera conjunta la generación de 39 mil empleos.

No cabe duda que la intención es sacar a San Juan del letargo histórico. Ojalá y le alcancen tres años, aunque también es cierto que Roberto tiene la posibilidad de la reelección inmediata.

Los del “Trabajillo son mentirosillos”

Quizá a los representantes del Partido del Trabajo no les han enseñado que aunque en política muchas veces percepción es realidad, en el caso del juicio de amparo, esta máxima no aplica, pues este se rige por un proceso real, tangible y púbico; y resulta que aunque ellos digan que su amparo fue aceptado y está “chulo de bonito”, no es cierto, ya que el juez primero de Amparo y Juicios Federales en el Estado, desechó parcialmente su demanda por invocar a autoridades inexistentes, otras a las que no les reviste el carácter de “autoridad responsable”, por lo que el destino de ese juicio no depende del “gran trabajo litigioso” de esos rojillos seres, sino de qué tan garantista resulte doña Griselda Sáenz Horta y cuánto aplique a su juicio “la suplencia de la queja”, por lo cual el resultado es de pronóstico reservado.

Pero existe la duda razonable y por mucho que la jueza quiera sufrir las deficiencias, si los “trabajistas” no dieron elementos, no se ve por dónde la enderecen.

Por cierto, otra mentira, la audiencia constitucional no es el día 18 de febrero, es el día 2 a las 10:30 horas.

Lenguas viperinas

Se vienen cambios en todas las aduanas y serán encabezadas por mandos militares, por aquello de la estrategia de seguridad. Veremos.

Como siempre, la mejor opinión es la de usted. Y recuerde, no me crea a mí, créale a sus ojos.







Hace un mes más o menos, adelantaba que respecto al nombramiento de la consejer...
Los inicios de año son las fechas de especulación por excelencia; y digo de es...
De todas las expresiones y acciones que me ha tocado ver en contra del cambio de...
Si usted es asiduo lector de este espacio, seguramente sabrá mi opinión acerca...

Danos tus comentarios

Danos tu comentario

¡Estamos en Instagram!

Danos Like

Capital

2 - 5
3 - 5

San Juan del Río