[Me Lleva el Diablo] La pandemia se irá, el virus no

El gobernador Mauricio Kuri en sus redes sociales posteó que “informo que, la mañana de hoy, me realicé por rutina una prueba de antígenos y una PCR. La primera resultó negativa, pero la PCR lamentablemente fue positiva. Hasta el momento no presento síntomas ni molestias. Siguiendo los protocolos médicos, me aislaré, atendiendo los asuntos a mi cargo desde casa”. Esperemos su pronta recuperación.

Le semana pasada sucedió lo mismo con el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al que también se le deseó en su momento su recuperación.

Ambos se vienen a sumar a los cientos de miles de contagiados, a los que les pegó la cuarta ola del bicho, que se aceleró con la variante Ómicron.

Las dos noticias nos dan pie a reflexionar sobre lo bueno que nos trae lo malo del contagiadero. Me explico.

Sin echar las campanas al vuelo, sin minimizar o menospreciar el tema, se dice que las evidencias acumuladas día tras día indican que estaremos llegando al final de la pandemia en pocos meses.

De acuerdo con Christopher J. L. Murray, quien dirige el Instituto de Evaluación y Métricas de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington, una de las referencias mundiales para observar las tendencias de la pandemia, publicó el pasado 19 de enero –y que fue retomado por varios medios del país– que: Covid-19 seguirá, pero el fin de la pandemia está cerca.

La afirmación es polémica, pero resume muchos argumentos que desde hace varias semanas se han esgrimido respecto al futuro de la pandemia.

Entre otros factores, se señala que las infecciones por Ómicron son asintomáticas entre un 80 y 90 por ciento y aun el disparo de los casos positivos observados en las pruebas se queda muy corto respecto a la dimensión real de los contagios.

Los modelos del IHME señalan que antes de que termine marzo, aproximadamente la mitad de la población mundial se habrá contagiado de la variante Ómicron del SARS-CoV-2.

En el caso de México, el modelo estima que hemos llegado ya al pico de los contagios, pero habrá que esperar a mediados de febrero para regresar al nivel de contagios que teníamos a finales de noviembre.

Ello a pesar de que el miércoles 26, México ha registrado la cifra más alta de defunciones por el bicho en un solo día desde principios de octubre.

Las autoridades sanitarias informaron este miércoles de 532 muertes y 48 mil 627 contagios en las últimas 24 horas. El país alcanzó el máximo de contagios durante la semana pasada, con más de 60 mil casos en un solo día.

Querétaro también ha logrado llegar a picos de contagios no imaginados, no podía estar aislado de lo que pasa en el país.

Lo cierto es que el bicho llegó para quedarse, pero mientras la pandemia se acaba y el coronavirus sigue, mejor extremen precauciones y quédense en casa si lo pueden hacer, de ser posible.

Poque la medida más importante es el aislamiento social voluntario y seguir las recomendaciones de sana distancia y medidas de prevención. No hay de otra.







La inseguridad se combate, se previene con políticas sociales como el ataque a ...
Otro tema que pondrá en entredicho a los diputados locales es la elección, o m...
La descomposición social empieza a apestar cuando la libertad de expresión no ...
La inseguridad, o mantener la seguridad de los ciudadanos, por enésima ocasión...

Danos tus comentarios

Danos tu comentario

¡Estamos en Instagram!

Danos Like

Capital

2 - 5
3 - 5

San Juan del Río